El escándalo del GP de Bélgica

Los efectos de la lluvia obligan a cancelar el Gran Premio de Bélgica, de forma escandalosa. La afición se enfada y los pilotos piden claridad y que cualquier decisión tomada sea siempre en beneficio de los aficionados, sin correr riesgos extremos.


Si James Hunt o Ayrton Senna hubieran estado presentes en este Gran Premio de Bélgica, en el trazado de Spa-Francorchamps, se hubieran revelado contra la FIA, tras la decisión de Michael Masi de suspender la carrera, debido a las condiciones climatológicas.

Imagen: PIRELLI MEDA

La cuestión de si correr o no, es discutible. Pero está claro que el gran premio no tenía que haber finalizado con el reparto de punto tras una carrera sin disputarse, o mejor dicho, habiendo dado solo dos vueltas detrás del Safety Car.

En efecto, queridos lectores, si se han perdido este gran premio, no tiene importancia. Ayer este deporte vivió una de las mayores vergüenzas de su historia. Aficionados, que lo dieron todo bajo la fuerte lluvia, estuvieron durante casi cuatro horas esperando expectantes a vivir al menos un segundo de competición, que nunca llegó.

Pese a este mal trago, quién ha salido más beneficiado, tras dicha decisión, ha sido Max Verstappen, que salía desde la Pole Position. El neerlandés se lleva la máxima puntuación y reduce la distancia que le separa con Lewis Hamilton, que ha finalizado tercero por detrás de George Russell, quien fue la sorpresa del fin de semana. Tanto Max como Lewis no lo celebraron en el podio por respeto al afición; sin embargo, Russell no pudo contener la emoción, tras subirse por primera vez , en su carrera en la F1, al podio.

En cuanto a los españoles, tanto Carlos Sainz como Fernando Alonso prefieren dar por olvidado este fin de semana. Pero ambos desean que las decisiones de carrera sean tomadas con claridad y siempre en beneficio de los aficionados.

Bajo mi punto de vista, la mejor solución hubiese sido el haber aplazado la carrera al lunes y el haber devuelto el dinero a todos los presentes en las gradas de este templo del motor, que tanto han hecho para mantener la emoción hasta el último segundo. El mapa meteorológico mostraba con claridad que desde las 15 horas, que era cuando estaba programado el inicio de la carrera, hasta las 19 horas no iba a ver ninguna calma, en éste solo se veía lluvia y, por tanto, la FIA tenía que haber tomado otra decisión y no haber dejado en ridículo esta competición. Además, este escándalo les ha costado caro, porque dudo que el promotor devuelva el dinero a la Fórmula 1.

En fin, si hasta ahora el Gran Premio de Austria de 1991, también pasado por agua, ha sido el más corto, ahora el Gran Premio de Bélgica bate el récord. Solo nos queda ver, cómo será el GP de Los Países Bajos, que se disputará a la vuelta de la esquina.

Acerca de Marco Presa (128 Artículos)
Editor de la revista. Amante del motor y apasionado de la vida. Me gusta viajar y la vida familiar. Mi lema: "si existen los pedales, son para pisarlos fuerte".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: