El legado del Morgan Plus Four

El Morgan Plus Four CX-T recoge el testigo de un modelo que consiguió destacar en las pruebas de resistencia en asfalto para convertirlo en un modelo aventurero


Imagen: NEWSPRESS-ES/MORGAN

En la presentación del Morgan Plus Four CX-T, el ambiente olía a historia en la fábrica de Morgan en Malvern, Worcestershire. Allí, el veterano fabricante británico de automóviles deportivos, nos presentaba dentro de la plataforma CX-Generation la recuperación del legado del Plus Four, el modelo que resultó fundamental para la marca desde su salida al mercado hace más de 70 años. 

La historia de la marca inglesa comenzó con aquellos primeros triciclos con motor Peugeot que diseñó Morgan en 1909, llegando a diseñar sus modelos con 4/4 ruedas en 1936, y llegando a su fecha clave en 1950, cuando la empresa anunció, en el East Court Motor Show, el revolucionario modelo Plus Four. Un vehículo que estaba equipado con un motor de 2088 cc., basado en el modelo Vanguard estándar y que incluía los primeros frenos hidráulicos. Un modelo que obtuvo un éxito inmediato ya que lograba una aceleración de 0 a 60 en 17,9 segundos y una velocidad máxima de 137 km/h. 

Años más tarde, en 1961, se lanza al mercado el Plus 4 Super Sports con motor Triumph TR, que producía 116 caballos de fuerza sin precedente a 5500 rpm y consiguiendo una velocidad máxima de 190 km/h. Una versión de competición de esta versión con un motor más refinado y una carrocería más ligera estará listo para competir en las 24 horas de Le Mans en la categoría GT. Hablamos de la leyenda del Morris con matrícula TOK 258 pilotado por Chris Lawrence y Richard Sepherd-Banon que ganaron la mítica carrera de Le Mans en la categoría de clase GT de 2 litros. El Equipo de Lawrence Tune consiguió en un solo año (1963) con el Morris, los récords de vuelta en todos los circuitos británicos en la categoría de 1600-2600 cc. Ese gran coche ganador surgió del trabajo del equipo de Lawrence Tune, que como amateur había logrado 19 de las 22 carreras disputadas en 1959, consiguiendo el Campeonato Nacional de Coches Deportivos.

El equipo de Chris Lawrence reprodujo el motor del Triumph TR3 en el modelo con el interés principal de poder participar en carreras de monoplazas. El primer intento de participar en Le Mans en 1961 fue fallido. Es en 1962, cuando Lawrence se asocia con la Escudería Morgan para correr Le Mans con un Morgan Plus 4 Supersport en la categoría de 2 litros. El coche (TOK 258) fue modificado y aligerado con una carrocería de aluminio y una mejor aerodinámica gracias a un nuevo capó y un techo duro.        

Las 24 horas de Le Mans de 1962 no comenzaron con buen pie para el nº 29 del equipo Morgan Motor Company. El remolque del vehículo tuvo un fallo en los rodamientos y tuvo que llegar al circuito por sus propios medios. Se registraron en la carrera como TOK 258 en la clase Gran Turismo de 2 litros y donde competían en un grupo de 55 vehículos con grandes equipos como Ferrari y Porsche. El Morgan Plus 4 Supersport  “eTOK” pilotado por Chris Lawrence y Richard Sepherd-Banon cruzó la meta en decimotercero en la general y primero en su clase, tras recorrer 3.629 Kilómetros a una velocidad media de más de 151 km/h.

Tras la victoria, el Lawrence Tune se convirtió en el primer taller que tuvo la distinción de tener sus motores totalmente por la garantía Morgan. Modificaron más de 400 motores Triumph y los Morgan se convirtieron en los coches de 2 litros a batir en las carreras internacionales de GT. Estos modelos se hicieron muy conocidos en toda Europa llegando a conseguir victorias en circuitos como Spa, Monza, Nürburgring o Clermont Ferrand. En 1963 fue presentado en el Salón de Ginebra en el stand oficial de Morgan el nuevo modelo de Morgan Plus Four, el Morgan +4 Ashley Sportive Coupé desarrollado por el entonces importador suizo de Morgan. Es en 1969 cuando Morgan deja de producir el mítico Plus Four.

El Plus Four volvió al mercado en 1985 llenando el vacío existente entre el 4.4 y el Plus 8. En 2002, con motivo del 40 aniversario de la victoria en Le Mans, Morgan Motor Company construyó un modelo especial del recordado TOK. Una edición limitada de 80 unidades que se agotaron en 72 horas. Morgan continúa conmemorando el aniversario volviendo a participar en las 24 horas con el Aero 8, con motor BMW M62 de cuatro litros y con el piloto de aquella mítica carrera, Christopher Lawrence, como jefe de Ingeniería de Desarrollo en Morgan Motor Company. Pero es en el 2013 que Morgan, de la mano del Equipo OAK con un Morgan-Nissan volvió a ganar las 24h de Le Mans en la clase LMP2. 

Como dijo Christopher Lawrence: “Es maravilloso ver nacer de nuevo un clásico de Morgan” “Los Tiempos han cambiado y el coche que hemos fabricado para volver a Le Mans no se parece en nada al que yo conduje en 1962, pero ese espíritu pionero lo hemos querido insertar en esta edición especial”. 

Por eso, la presentación de este nuevo Morgan Plus Four CX-T recoge el alma de las pruebas de resistencia en asfalto para trasladarlo a la aventura fuera del asfalto. En total solo se fabricarán 8 modelos, con un precio de 170 mil esterlinas más impuestos. Desde luego, el legado de los vehículos Morgan, continúa.   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: