Juliana Linke, la niña de 7 años que restaura un VW Rabbit

En Bristol, Tennessee, padre e hija amantes de los coches está trabajando en un proyecto especial.


Imagen: NEWSPRESS-USA

George Linke creció alrededor de las carreras automovilísticas y jugueteando con los coches de su familia. Durante la pandemia, Juliana, de 7 años, hija de George, expresó su interés en ayudar a su padre con proyectos para el hogar, desde pintar hasta construir una terraza en el patio trasero. Con el deseo de alimentar su curiosidad, Linke le permitió observar, aprender y participar donde pudiera. Y ansioso por brindarle más experiencia práctica a Juliana, Linke tuvo la idea de comenzar un nuevo proyecto juntos: restaurar un automóvil.

George pensó que un proyecto de restauración de un vehículo sería una gran experiencia de aprendizaje y vinculación con su hija pequeña. Juliana ha estado asistiendo a exhibiciones de coches desde que tiene uso de razón y tiene su propia colección de maquetas.

“En las escuelas se habla mucho sobre STEM (CTIM en español), pero creo que con un proyecto como este se puede aprender mucho. Creo que el automóvil es una gran plataforma para aprender todo tipo de habilidades diferentes, como mecánica, eléctrica, pintura y arte. Hay tanto que puedes hacer con él que ellos (los niños) pueden explorar «, dijo George Linke.

George compró su primer Volkswagen en 2019, un Golf Alltrack, para su día a día y poco a poco se fue convirtiendo en un fanático de la marca alemana. Durante este verano, 2021, un compañero de trabajo estuvo probando el Alltrack y el padre de Juliana le comentó la idea de la restauración. Finalmente, el compañero se ofreció a vender su propio VW Rabbit de 1983 para restaurarlo.

En julio, padre e hija comenzaron a trabajar en el coche, que Juliana llamó «Rocket Bunny». En los primeros meses, han podido quitar todos los asientos y alfombras, limpiar el óxido, aplicar sellador, pintar y quitar el parachoques. Juliana puede hacer parte del trabajo por su cuenta, con la cuidadosa supervisión de su padre. Él comienza aflojando las tuercas y los tornillos y el resto lo va elaborando ella misma.

Para Juliana, su parte favorita del proyecto hasta ahora ha sido “elegir los colores y pintar” y la más desafiante ha sido “arrancar el parachoques”.

George espera que algún día Juliana pueda conducir el Rabbit y tener el coche más original de la escuela secundaria. Además , planea hacer lo mismo con la hermana de seis meses de Juliana cuando sea mayor.

“Está siendo realmente divertido pasar tiempo con Juliana y verla hacer el trabajo. Es agradable no estar bajo ninguna presión, simplemente tomarnos nuestro tiempo y dejarla aprender», explica George Linke.

Se espera que la restauración tarde dos años en completarse. La experiencia se puede seguir a través del Instagram de la familia en: @fatherdaughtergarage2021.

Acerca de Marco Presa (167 Artículos)
Editor de la revista. Amante del motor y apasionado de la vida. Me gusta viajar y la vida familiar. Mi lema: "si existen los pedales, son para pisarlos fuerte".

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: